Sábado, Junio 24, 2017
   
Tamaño del Texto
Banner

Tydeo Lorenzo - La mano de...

Share

Y habrá que irse acostumbrando... desde que el Marketing entró al deporte y el dinero comenzó a mandar, estas cosas se repetirán, y cada vez será peor seguramente.

Estoy hablando del circo que presencié anoche aquí en Río de Janeiro en el Final Four de la Liga de las Américas.

Halcones de Xalapa apenas clasificó ofreció organizar estas finales en su tierra poniendo arriba de la mesa muchos dólares, pero la organización se decidió por Brasil y por Flamengo para sede y campeón respectivamente; todos lo sabíamos de antemano!!!

Para vender se necesitan poderosos sponsors (que están aquí) y color en las tribunas (que aquí los brasileños también saben de eso) también sabíamos que se necesitaba por las dudas alguna otra ayuda...

Y esa ayuda, cuando no, vino por el lado arbitral, en el básquetbol como en el fútbol, hay hijos predilectos de los popes organizadores, por eso en los torneos continentales los Weiland, los Mercedes, y algún otro, siempre están.

Ayer no parecía ser necesario, porque Flamengo por nombres y por inversión seguramente era el  ganador, pero Aguada complicó y pasó, y había que emparejar...Weiland dijo aquí estoy yo, primero sacó de las casillas a Trelles y después a Espíndola de la cancha, no justificamos ambas reacciones, las condenamos...pero fue todo tan descarado!!!

Para mejor, como quedaba Leandro en cancha, le cobraron la segunda falta antideportiva y lo radiaron también, la frutilla arriba de la torta!!!

Quedaba solamente que pasaran los minutos para hacer más corta la agonía para Aguada, y por el otro lado, la satisfacción del deber cumplido.

Para muestra basta un botón, los mexicanos llegaron a Río al mediodía del jueves por atrasos de vuelos, la conferencia de prensa era a las 13, por supuesto no llegaron...los multaron con cinco mil dólares, el show debe continuar!!!

Hay problemas en el estadio con la conexión a internet, no le dieron a la prensa ni un vaso de agua, no hubo lunch para las dirigencias visitantes, no hay anfitrión designado para cada una de las delegaciones, no había ni agua en los entrenamientos, etc., eso sí, hubo un show circense en el intervalo de hundidas con adolescentes que seguramente no hubo que pagarles nada.

Aguada y la FUBB demostraron que en Uruguay se pueden hacer las cosas muy bien en materia de organización, todas esas cosas que aquí faltaron, en Montevideo estuvieron.

Veremos qué nos depara el circo hoy, mañana les cuento...

Por Tydeo Lorenzo