Viernes, Julio 21, 2017
   
Tamaño del Texto
Banner

Como dijo Darwin: INDIGNO PERO LEGAL

Share

- Y es que al fin y al cabo somos periodistas, ¿no?

- ¿Y por eso tenemos que renunciar a una vida normal?

- Es que no somos normales...

Es la realidad. Cuando un adolescente entra en la etapa de tomar una de las decisiones más difíciles, pensando qué camino será el mejor en su futuro, tiene que estar loco para querer ser periodista en el Uruguay. ¡Ojo! Es una locura sana, una locura linda, digna de alguien que es emprendedor y entusiasta, soñador y realista, investigador y arriesgado... Loco... Diferente...

- Buenas tardes. Un gusto conocerlo. Le entrego mi currículum. Soy egresado de la Universidad de la República, egresé de los tres talleres de la UTU en radio, prensa y televisión, tengo cuatro cursos privados de periodismo en distintas academias y un trofeo por saltar la cuerda mientras hacía equilibrio con un huevo en la frente.

- ¡Tiene un currículum impresionante! Lástima que ya contratamos al hijo del periodista que trabaja hace años con nosotros... Pero lo llamaremos si algún día se mueren todos los hijos de los otros periodistas que trabajan en el medio o si se acaban los vendedores con más labia y amor al dinero que amor a la profesión.

La verdad es dura, el choque es grande y el derecho de piso es un abismo que va desde el fondo del océano hasta la cima el monte Everest. Y te largan sin traje de buzo y ninguna herramienta para escalar hasta lo más alto... Te vas haciendo a los golpes, con un poco de suerte, más golpes, algún consejo fraternal, más golpes, algunas curitas y un poco de agua oxigenada para los raspones, más golpes... Cuando llegás a lo más alto, tenés que tener muy en claro quién fuiste antes de llegar a ser lo que sos, sino corrés el riesgo de poner los mismos palos por delante que otros te pusieron cuando quisiste empezar. Y no hay muchos hoy en día que lo vean así...

¡Feliz día a todos los que tienen el remo en la mano! ¡Felíz día a todos aquellos que dedican horas y horas de su vida sin un salario digno pensando en que algún día, si el viento a favor y el destino lo permiten, podrán vivir de eso que tanto aman! ¡Felíz día para todos mis colegas que, el día de mañana y cuando lleguen a lo más alto, se acordarán de dónde salieron y abrirán las puertas a los más capaces y formados, sin creer en las leyes de la descendencia! ¡Feliz día para todos aquellos que no quieren ser vendedores, que quieren ser periodistas porque se formaron para eso! ¡Salú a todos ellos! ¡Por ustedes brindo hoy!

Por Andrés Gómez
@pandaUY