Lunes, Noviembre 20, 2017
   
Tamaño del Texto
Banner

Sin la muzza ¿Y sin la torta?

Share

- ¡Carlitos!, ¿cómo estás? Mandame dos metros de muzza y 6 fainá.

- ¿Para la calle Guayabos como siempre?

- ¡Si! ¡Si! Porque ahora estamos reun... Carlitos, escuchame, ¿a vos no te interesa comprar los derechos de televisión para las Eliminatorias? Los pasas sólo vos, exclusivo ahí en el bar, se te llena de gente y en dos o tres meses ya te da para poner una parri...

- ¡¿Me estás jodiendo?! Hay una empresa que no se si se llama Astros o Cosmos que anduvo comprando aviones o cosas así, ¿por qué no se la ofrecés a ellos?

- No Carlitos... ¡Ya intentamos pero no pudimos ubicar la sede! Tenemos miedo de quedarnos sin la televisación para los partidos en el exterior, en serio, ¿no te animás? Es una oferta bárbara, por dos o tres metros de muzza gratis a la semana y algún liso de regalo te lo dejamos a vos, así la gente puede disfrutar de los partidos...

- Tu, tu... Tu, tu... Tu, tu... (tono rápido e intermitente)

- Muchachos (dirigiéndose a los presentes), Carlitos parece que tampoco quiere y encima me cortó. Espero que por lo menos las muzzas no lleguen frías.

La sala quedó en silencio por un rato. Todos se miraban a los ojos tratando de animar al otro de dar el primer paso, pero nadie decía nada. De pronto, desde las sobras de un rincón y con los cachetes rojos a lo escocés (o por el escocés) un iluminado dijo con el mismo tono que Petinatti:

- ¡Vamos a llamar a Francisco!

La voz retumbó en las cuatro paredes de la sala de reuniones. Algunos asintieron en silencio, con los ojos entrecerrados, mueca en la boca y moviendo los dedos, como si se tratara de algún plan malévolo. Otros, agacharon la cabeza y simplemente se rehusaron a dar opinión.

Finalmente, uno de los más tímidos decidió hablar, titubeando:

- Muchachos, no creen que... sería mejor... y en una de esas... capaz que lo mejor sería esperar a ver qué pasa en los tribunales... si se resuelve para bien y nos pueden pagar...

- ¡Tengo una mejor! ¡Salimos en la tele y decimos que se pudrió todo! Así nos ahorramos también llamar a Francisco, seguro que él te los compra igual, si él siempre está al firme con nosotros - comentó el señor que pidió las muzzarelas.

- Pero... no nos estaríamos... precipitando un poco... - respondió el otro hombre sintiendo una mezcla de nervios e incertidumbre.

- ¡No! Mañana la metemos al ángulo en todos los canales y radios, seguro que se entera y además, ya tengo hora en la peluquería.

Días más tarde, el panorama en la sala de reuniones era otro...

- Muchachos, ¿alguien conoce alguna pizzería acá en el barrio? Se ve que Carlitos tiene captor, porque no me atiende los llamados...

- ¿Y si pedimos unos chivitos a El Gaucho? De paso cañazo le podés pedir trabajo de mozo, porque si entramos en sensación de pago estamos en el horno...

- Che, de postre capaz que unas masitas de la Lion d'Or... - comenzó a decir otro individuo que no se percató a tiempo de la mano que arremetió sobre su boca.

- ¡No digas eso en voz alta! - le recriminó el primer hombre, que estaba decidido a mandar un sms preguntando qué bares tenía en la zona.

- Lo mejor es llamar al juez, en tono amable, para preguntarle si piensa sacar un fallo favorable a nosotros y de paso le decimos que la hija tiene inglés bajo en el último carné... ¡Estos del Colegio St. Judge son exigentes! Pero en historia tiene 12 la gurisa...

- Mejor... no sería bueno esperar... capaz que el fallo se da y viene Francisco... se arregla todo... La gente ve los partidos y queda todo por esa...

- ¡¿Sabés qué?! ¡Tenés razón! Pero que antes se enteren todos de que estamos en el horno, así generamos un poco de lástima. No quiero terminar lavando los baños del McDonald's de 18 y Ejido.

Continuará...

Por Andrés Gómez
@pandaUY

* Todo lo escrito en esta historia es ficticio y a modo de humor. Si usted cree que roza la realidad o se parece a ésta, quedará a su entero criterio.