Viernes, Julio 21, 2017
   
Tamaño del Texto
Banner

Nos tocan a uno nos tocan a todos

Share

Hemos tirado tierra en los ojos, hemos tirado un limón para correr de lugar la pelota, hemos mordido, hemos sido pícaros, bichos, molestos, pero nunca a nivel de selecciones intentamos herir la sensibilidad de nadie de esta forma. Lo hecho por Jara es similar a lo que pasó entre Materazzi y Zidane, sólo que Cavani no le pegó un cabezazo en el pecho.

Nos dicen "ustedes siempre fueron así" y les diré que los hombres que se ponen la "Celeste" y la defienden con coraje, con garra, sacrificio y entrega NUNCA fueron así. Nunca se preocuparon por atacar al que días atrás vivió un momento personal difícil y menos de esa forma denigrante, bordeando el acoso sexual... ¡No se puede comparar una mordida con eso!

Se quejan del juego brusco, fuerte, ¡pero es fútbol muchachos! Si vos vas fuerte y desleal el árbitro te tiene que expulsar... Una mordida es una infracción física y se tiene que sancionar (en la cancha, no en los tribunales que es un tema aparte)... Atajar la pelota en la línea cuando no sos el arquero es mano, roja y penal, como pasó... Si vos le metés el dedo en una parte íntima a otro jugador, que encima está atravesando un momento difícil y es de pública notoriedad ¿QUÉ ES?
Todas las otras quejas son "moralidades baratas" que le agregan estos amantes del fútbol de cristal, pero lo de Jara es moralidad pura, un atentado a la moral de cualquier persona y sin dudas un hecho repudiable desde todos los aspectos.
No me vengan con el juego bonito, atildado y todas esas cosas que aman en Chile, que es su identidad y de la que se sienten orgullosos como nosotros nos sentimos orgullosos de jugar fuerte, porque no hay un manual para jugar bien y jugar mal. Soy resultadista, enormemente resultadista, pero también realista. Las vitrinas no se llenan de buenos pases y lindos goles, se llenan de triunfos, ¡y nosotros sí que sabemos de eso!

¡Adelante! ¡Ríanse de Uruguay! ¡Festejen la victoria! El fútbol y la vida dan revancha. Ojalá levanten esta Copa que tan linda les quedó para ustedes, sin Neymar, sin Uruguay... Déjenme la posibilidad de desconfiar, que entre tanto chanchullo que ha salido a la luz sobre árbitros y CONMEBOL lo de Ricci lo saboreo con un gusto extraño.
Déjenme la posibilidad de soñar que nuestra "Celeste" se levantará de este momento difícil como tantos otros, saldrá adelante y luchará por levantar su tercer Mundial, su decimosexta Copa América o por qué no su tercer oro olímpico pensando en 2020. ¡Eso lo construimos con garra y pasión! Ustedes festejen, que con un poco de suerte y viento a favor podrán entender dentro de unas semanas lo que se siente saborear un poquito de nuestra inmensa gloria.

Por Andrés Gómez
@pandaUY