Jueves, Octubre 19, 2017
   
Tamaño del Texto
Banner

Mateo Rubio: “Acepté porque es un orgullo dirigir Uruguay”

Share

A pocos días de aceptar el cargo como entrenador de la Selección Uruguaya, el español habló sobre todo los aspectos que rodean al equipo charrúa: la salida de Pablo López con posible continuidad dentro de la FUBB, el plantel actual y la generación que viene.

Además, cómo se siente por su crecimiento en el país tras las opiniones de los colegas por ser extranjero cuando asumió como asistente.

¿Sorpresa por tu llamado a la Selección Uruguaya o se venía hablando con los dirigentes de la Federación?
Fue sorpresa a medias porque tuve la oportunidad de estar como asistente de Pablo López en el Premundial de Venezuela. Y a partir de ahí tuvimos alguna conversación donde en la Federación me dijeron que querían contar conmigo de alguna manera pero yo no sabía exactamente para qué y ellos creo que tampoco porque debían tomar decisiones. Al final fue en ese sentido. Es decir, sabía que algo podía llegar pero tampoco me paré a pensar y cuando me dijeron me tomó un poco de sorpresa.

¿Es políticamente correcto hablar con el entrenador saliente, en este caso, Pablo López?
Desde luego que hablé con él pero no porque sea políticamente correcto sino porque me une una amistad y un respeto. Creo que es lo que se tiene que hacer, comentar con Pablo y hablarlo para ver qué le parecía, también saber su opinión. Y él como amigo y caballero me deseo toda la suerte y no hubo ningún problema.

Deberás lidiar con un país que le cuesta mucho y lo viviste en Caracas pero también es un plantel difícil por la jerarquía que tiene.
Primero que tenemos que ser conscientes que es un país de 3 millones de habitantes pero fuimos competitivos contra Brasil que le ganamos en el Premundial de Venezuela. Además, también realizamos un buen trabajo contra Argentina, Puerto Rico y República Dominicana. Es decir, son países que en cantidad de habitantes tienen más chances de tener más jugadores que nosotros. Por lo tanto, el jugador uruguayo es muy competitivo. Después cuando hablamos de un cambio generacional, sinceramente no sé a quiénes se refieren, supongo que hablarán de Leandro García Morales o Nicolás Mazzarino, por ejemplo. No son jugadores muy veteranos pero podemos observar que en la liga local y en el aspecto internacional están demostrando un nivel excelente como Leandro en la liga uruguaya y la Sudamericana, Nicolás en la liga uruguaya o Esteban Batista en Turquía. O sea, ese cambio generacional se dará, en algún caso ahora, pero será muy paulatino porque son jugadores que están en una alta forma deportiva todavía.

Según Ney Castillo, Pablo López puede seguir ligado a Uruguay. ¿Has hablado sobre esta posibilidad?
Pablo es un valor muy importante en Uruguay. Seguro va a poder colaborar de alguna manera aunque es una decisión personal pero estoy convencido que Pablo López, uno de los entrenadores más preparados que he conocido y 100% baloncesto que nunca deja de estudiarlo para intentar mejorar su equipo y a sí mismo, estoy seguro que puede aportar algo y ojalá lo haga dentro de la Federación.

¿Por qué aceptaste el cargo?
Yo tengo el compromiso para dirigir en los Juegos Odesur en Chile solamente. Luego, la intención de ambas partes para continuar si va bien pero a mí me gusta ir a poco a poco. Yo realizó los contratos por un año y hacer valoraciones luego de cada torneo. Acepté el cargo porque es un orgullo, casi que no puedo decir que no. Los medios locales dieron una estadística que tenía 55 partidos en Uruguay y luego de eso me ofrezcan este cargo, lo único que puedo hacer es agradecerlo y aceptar el cargo con ilusión, responsabilidad y motivación para intentar aportar mi granito de arena y que cada día tratar de ayudar a que la Selección Uruguaya pueda funcionar mejor y sea más competitiva.

Antes de asumir como asistente, hubo muchos comentarios por ser a un entrenador extranjero, ¿Qué opinas ahora que estás en el cargo máximo?
También leí que soy el tercer entrenador extranjero en la Selección Uruguaya. Creo que el mundo cada vez es más global, hay más jugadores nacionalizados y entrenadores extranjeros. Por ejemplo en España estuvo Sergio Scariolo. Para mí es algo muy normal. Lo mismo sucede en la Liga ACB española. También hay que mencionar que Europa es un ciudadano europeo puede trabajar en cualquier ciudad y aquí entiendo que no están acostumbrados. En algún momento, a alguien le puede extrañar y no le pueda parecer bien. Hay que respetar todas las opiniones. Yo me siento muy a gusto en el país y muy integrado. Siempre con respeto, me siento cada día más uruguayo. Lo mismo sucede con los jugadores extranjeros: yo no me fijo de dónde es el jugador. Un jugador es un jugador, tiene que dar lo mejor para su equipo y eso es lo importante.

¿Los dirigentes de Trouville entendieron de la posibilidad que te ha surgido? Ya que tu participación en los Juegos Odesur coincide con la Liga Uruguaya.
Es un problema, sin dudas. Pero tengo que agradecerles, principalmente, al Presidente y a la directiva por permitirme porque coincide con los Juegos Odesur. Y aunque uno tiene que sacar tiempo de cualquier lugar, a veces uno puede desgastarse e irse la energía pero ahí está mi responsabilidad y mi ética de trabajo que tiene que imponerse y sacar tiempo en el sueño si hace falta. Pero insisto que debo agradecerles porque desde el primer momento me han felicitado, respaldado y que tenga la mejor suerte del mundo.

¿Es un problema porque Trouville sabe que puede pelear la Liga Uruguaya?
Y…ojalá, ojalá podamos pelearla. Somos el séptimo u octavo presupuesto de la Liga aunque hemos estado peleando arriba en la primera parte del torneo. Ojalá sigamos con una buena química de equipo y en buen estado de forma para poder pelear pero bueno…es un bendito problema, otra forma de decirlo. Me motiva más y es exigente para mí porque es un torneo corto, son seis días y mucho tiempo para entrenar no vamos a tener. Es decir, mucho tiempo no se va a ir. Creo que es bueno para el club que su técnico esté en la Selección, como me dijo la directiva. Es una de las cosas positivas entre las dos o tres negativas que puede haber.

Por Sebastián Saijo - Reloj de 24
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Twitter: @Relojde24
Foto: Antonio Scuro -