Lunes, Mayo 29, 2017
   
Tamaño del Texto
Banner

Deporte: Filosofia para la Vida

Share

Me propusieron escribir una columna sobre filosofía y deporte y, gustosamente acepte el desafió.
Confieso que no resulta fácil encontrarle la vuelta para que los lectores perciban que este tema, además de informativo, pueda resultar entretenido. 

Luego de  pensar largo rato, decidí comenzar explicando que dos disciplinas que, a priori parecen divorciadas, se vinculan tan íntimamente que no es posible explicar el origen de una, sin considerar la otra.
Para empezar a ordenar el desarrollo de la columna, intentaremos  definir el origen de la palabra deporte:

Deporte:
proviene del latín: “deportare”, “deportar”, palabra formada por el prefijo “de” (indica alejamiento, privación) mas el verbo “portare” (llevar).
Entonces, la idea de deportare es “llevar algo lejos”.
Esta idea, en la cultura romana, no se limita al destierro, sino al alejamiento de la actividad para  “respirar aire fresco”,  “distraer la mente” y finalmente, “hacer ejercicio”.
Actualmente nos referimos al deporte, como una actividad de regocijo y distracción.
Si recurrimos al diccionario de la Real Academia  Española, éste la define como:

1. actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.
2. recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común  al aire libre.

Es así que, a lo largo de la historia, el concepto de deporte ha ido evolucionando.
Partiendo de  “una actividad lúdica”,  ha ido incorporando criterios éticos  y, simultáneamente, generando polémicas en torno  a su definición.

Uno de los filósofos que ha otorgado una gran significación al deporte, es José Ortega y Gasset (1883-1955) destacando  que: “todos los actos utilitarios y adaptativos, todo lo que es reacción a premiosas necesidades, son vida secundaria.  La actividad original y primera de la vida es siempre espontánea, lujosa, de intención superflua, es libre de expansión de una energía preexistente (...) esto nos llevará a transmutar la inveterada jerarquía y considerar la actividad deportiva como la primaria y creadora, como la más elevada, seria e importante en la vida, y la actividad laboriosa como derivada de aquella, como su mera decantación y precipitado. “

Esta reflexión nos conduce a considerar al deporte, como la actividad creadora, la más elevada en la vida,
Y no queda allí, este autor agrega: “es mas, vida propiamente hablando, es solo la de cariz deportivo, lo otro es relativamente mecanización y mero funcionamiento”.

Hasta aquí, hemos intentado aproximarnos a una definición de la palabra deporte y, aunque esta breve introducción no contenga un análisis etimológicamente exhaustivo, intenta vincular la actividad deportiva a la manifestación cultural.
Con ese propósito,  hemos incorporado algunas reflexiones al respecto, cumpliendo así, con nuestro primer objetivo:
acercar esas dos ideas que parecían confrontadas al comienzo, e iniciar una investigación acerca de la dimensión deportiva en el contexto social; sus orígenes, la relación mente cuerpo, la relación entre la ética y el deporte y, la incidencia de los códigos éticos en las diferentes categorías de deportes.
Pero este será tema de futuras entregas.

Prof. Sylvia López Lago