Lunes, Enero 22, 2018
   
Tamaño del Texto
Banner

La Celeste lo hizo de nuevo

Share

Puso todo. Lo dejó todo. Metió un poco más, sabiendo que no quedaba otra que ganar o ganar para poder seguir de largo.

Y esta Celeste acostumbrada a pelear con la más fea alcanzó el objetivo. Con el corazón en la boca, fiel a su historia, se impuso 1 a 0 Italia y desató la locura, esa que se genera por la tensión de cada uno de los 3 millones de uruguayos que empujaron, que trabaron cada pelota y que elevaron allá arriba a Godín para que el zaguero acostumbrado a hacer goles importantes en su equipo, el Atlético de Madrid, esta vez lo convirtiera con la camiseta de Uruguay.

Había que pelearle palmo a palmo a un equipo al que un empate le alcanzaba para seguir de largo. Había que pelearle y superarlo. Por eso fue que el día previo el técnico de la Celeste, que ayer vistió de blanco, modificó la forma de pararse en la cancha más allá de utilizar los mismos nombres que pocos días antes habían superado la primera prueba de fuego, también con la soga al cuello.

Y así comenzó a sorprender a Italia. Fue una línea de tres o de cinco, dependiendo de quién fuera el dueño de la pelota.
Pero los tres millones de uruguayos, hombres, mujeres y niños, fueron los que comenzaron también a jugar el partido ante los italianos. Fueron los que vibraron cada vez que el “Cebolla” Rodríguez se juntaba con “Palito” Pereira para escalar metros. Los que dieron fuerza a Cavani para seguir batallando junto a Lodeiro para que Pirlo no manejara la pelota más allá de algún tiro libre peligroso que conjuró Muslera.

Fueron también los que vieron que se limitaba al rival, pero faltaba algo más porque había que ganar y el juego no aparecía.
Buffon fue el que despertó lamentos y suspiros cuando le tapó primero a Suárez y luego a Lodeiro en la misma jugada la posibilidad más clara de gol. Todo el país lamentó que los envíos bien de lejos de Cáceres al arco italiano, conociendo a Buffon, no pudieran sorprender. O los que se calentaron cuando un suplente italiano invitó a pelear a Lugano, suplente en el banco celeste, en medio de un partido que se jugaba adentro y afuera. Uruguay intentaba solo por la izquierda, se comenzaba a perder la mitad de la cancha, por lo que los cambios intentaron darle salida al equipo por el otro costado. Y los lamentos siguieron. Primero porque un clarísimo penal a Cavani no fue sancionado. Luego porque el “Cebolla” se lo perdió solo. Aunque se respiró con la expulsión de Marchisio, y se apostó a sumar gente arriba. Buffon volvió a evitar ante Suárez la caída de su arco, y Giménez salvaba poco después del otro lado, porque había que salir y era complicado aguantar atrás.

Hasta que llegó el gol de Godín, un poco de cabeza y con mucho de espalda. Y después fue tiempo de aguantar y buscar la contra, mediante la cual Suárez se perdió el segundo. El pasaje estaba sellado, como el pasaporte de Italia para la vuelta. El sábado será otro desafío.

URUGUAY 1 - 0 ITALIA
Cancha: Estadio das Dunas de Natal.
Juez: Marco Rodríguez. Líneas: Marvin Torrentena y Marcos Quintero (terna de México). Cuarto árbitro: Mark Geiger (Estados Unidos).

URUGUAY: Fernando Muslera, José María Giménez, Diego Godín, Martín Cáceres, Alvaro González, Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro (46′ Maximiliano Pereira), Alvaro Pereira (62′ Christian Stuani), Cristian Rodríguez (77′ Gastón Ramírez), Edinson Cavani y Luis Suárez. Director técnico: Oscar Tabárez.

ITALIA: Gianluiggi Buffon, Andrea Barzagli, Leonardo Bonucci, Giorgio Chiellini, Matteo Darmian,  Mattia De Sciglio, Andrea Pirlo, Marco Verratti (75′ Thiago Motta), Claudio Marchisio, Mario Balotelli (46′ Marco Parolo) y Ciro Immobile (71′ Antonio Cassano). Director técnico: Césare Prandelli.

GOL: 81′ Diego Godín (U).
Expulsado: 58′ Claudio Marchisio (I).
Tarjetas amarillas: 22′ Mario Balotelli (I), 46′ Egidio Arévalo Ríos (U), 77′ Mattia De Sciglio (I), 90′ Fernando Muslera (U).

Tabárez: “No es un Mundial de moralidad barata”

Confesó que casi le explota el pecho de la emoción, y que era imposible encontrar palabras para describir la alegría tras el gol de Godín. Pero no todas fueron verdes para el técnico de la selección uruguaya, Oscar Tabárez, que además de dar a conocer su sentimiento ante la clasificación y explicar lo sucedido en el partido, tuvo que salir con los tapones de punta para defender a Luis Suárez ante los periodistas ingleses que apuntaron directo al “Pistolero” por la acción.

La cara de Tabárez cambió. “Me gustaría verlo primero, porque no lo vi. Si sucedió el árbitro no lo debe haber visto, así que no merece ningún otro comentario. Para mí el partido, y para todos los uruguayos, tuvo cosas más significativas e importantes”, dijo.
Y poco a poco fue levantando temperatura. “No me gusta que nadie hable por mí y no acepto consejos de uruguayos ni ingleses. Y Suárez, además de los errores, es el blanco preferido de cierta prensa, de ciertos medios, que le da más espacio a un supuesto error que pudo haber cometido y no a las cosas por las que hace en el fútbol. Eso que dice usted tan rápidamente cuando recién terminó el partido, no sé de dónde salió”, contestó ya que le hicieron referencia a que la FIFA penará al delantero, dejando en claro que “hay una animosidad evidente”.
Y a alguien se le ocurrió preguntar por tercera vez: “Me hacen repetir tres veces una respuesta porque no vi la incidencia. Cuando un jugador por doble amarilla no está, juega otro. Por suerte jugamos varios partidos sin Suárez, algunos los ganamos y otros los perdimos. Es una persona muy importante en el grupo y si vemos que se lo ataca como ya se lo empezó a hacer, veremos cómo lo defendemos. Porque esto es un Mundial de fútbol y no de moralidad barata”.

Suárez:
“Son cosas que pasan en el área. Me pecho con el hombro de él, y yo quedé con un golpe en el ojo. Son cosas del juego que quedan en la cancha y no pasa nada más. Somos todos jugadores de fútbol, sabemos lo que pasa adentro de la cancha y no hay que darle importancia. Son cosas circunstanciales que pasan ahí y no hay que hacerlas tan grandes”, dijo el “Pistolero” sobre la incidencia, ya en la zona mixta y con el ojo izquierdo inflamado.

Mientras el técnico Oscar Tabárez defendía al delantero en rueda de prensa, dejando en claro que no había visto la incidencia, la FIFA anunció que estudiará las imágenes y escuchará el informe de los árbitros para luego decidir si se toma alguna medida. Y saltó el vice de la FIFA, el inglés Jim Boyce, quien declaró que “he visto el incidente varias veces en televisión”, asegurando además que “Suárez es un fantástico futbolista pero, una vez más, sus acciones lo dejan expuesto a duras críticas”, para agregar que si se determina que hubo agresión deberá tomarse una sanción “necesaria”. Suárez ya tiene dos antecedentes por morder a un rival: en Holanda lo sancionaron por siete fechas y en Inglaterra por 10.

¿Qué dijo Chiellini? "El árbitro vio las marcas (de la mordida) pero hay que tener coraje para tomar las decisiones", y consideró que “la expulsión de Marchisio y la que mereció Suárez condicionaron el partido”. Y tiró: “Suárez se va a salir con la suya porque la FIFA quiere que sus estrellas jueguen el Mundial”.

Fuente: El Telégrafo
Foto: Tenfield