Lunes, Enero 22, 2018
   
Tamaño del Texto
Banner

Suárez: “Lo estoy disfrutando; acá tienen”

Share

Después de 28 días de haber sido operado, Luis Suárez disipó todas las dudas y dejó en claro que está de vuelta.

Demostró en la cancha que estaba para jugar, que mantiene intacto su instinto goleador, y lo selló con dos goles que hicieron tambalear a Inglaterra y revivir a la Celeste.

No pudo disimular la emoción. Las lágimas y el nudo en la garganta estuvieron en cada nota que se le hizo, y en cada una de ellas, como lo hizo en la cancha, agradeció a su esposa, sus hijos y a Walter Ferreira, el kinesiólogo de la selección uruguaya al que abrazó en medio del festejo del primer gol, y señaló al mundo para que el veterano profesional, que lucha contra el cáncer, fuera ahora una figura casi tan conocida como el “Pistolero”.

Pero también le dedicó su actuación a los que dijeron que tenía que demostrar en un Mundial todo lo que había mostrado jugando en el fútbol inglés. Suárez afirmó que en los días previos imaginó esta vuelta. “Lo soñé”, dijo con la voz entrecortada apenas terminó el partido. “Y lo estoy disfrutando, por todo, y por las críticas que recibí. Acá tienen”, afirmó. Y fue más allá: “por todo lo que se dijo cuando me lesioné, por las dudas sobre mi condición. Para los que dudaban de que estaba al 50%, que en esta clase de partidos había que demostrar”, dejando en claro que las palabras iban para el técnico inglés, lo que finalmente aseguró.
El delantero, autor de los dos goles de Uruguay, sentenció que “volví con las ganas de siempre, con la adrenalina con la que se juega esta clase de partidos. Y colaborar con estos dos goles siempre sirve”.
Consultado por los goles y lo que sintió en cada una de las anotaciones, el goleador confesó que previo al segundo gol, el que le dio el triunfo a los celestes, hacía 20 minutos que estaba acalambrado. “En el primer gol la sensación fue de alivio. Y en el segundo, hacía 20 minutos que estaba acalambrado y tenía ganas de salir, pero algo me decía que me tenía que quedar en la cancha”.
Y volvió a repetir “lo soñé. Era algo que me imaginé muchísimas veces, pero tenía que calmarme porque las ansias podían perjudicarme. Y en el segundo gol cerré los ojos y le pegué”.
Suárez aseguró que su esposa y sus dos hijos desde la tribuna, así como sus compañeros en el banco de suplentes y el calor de los uruguayos en el estadio y en nuestro país, “me dieron fuerzas para quedarme”.
“Ver a mi familia en la tribuna, todo lo que sufrí en estos días porque hasta se reían de mí. Y no podía olvidarme de Walter (Ferreira), porque si no fuera por él... Tenía una molestia antes del partido, no del menisco, y me decía que siguiera porque me iba a olvidar”,
agregó.

Tabárez: "Cargado de simbolismo"

El "Maestro" Tabárez, dijo tras la victoria frente a Inglaterra que “si esto fuera una película y alguien hubiera escrito este guión, para el público uruguayo no podría haberlo hecho mejor”. Y explicitó: “ganamos después de perder el primer partido, después de mucho tiempo a un equipo europeo, el día del nacimiento del héroe máximo nacional, a un gran equipo como Inglaterra y los goles los hizo Luis Suárez, que se nos había lesionado hace un mes. Este partido está cargado de simbolismo, y creo que demostramos que no estábamos muertos y que conseguimos algo importante. De no haberlo hecho, se nos terminaba todo”.
Más allá de reconocer que “la clasificación no está conseguida”, Tabárez afirmó que “esto nos trae una brisa momentánea de tranquilidad y levantamiento de autoestima”, y que “la alegría durará hasta esta noche porque mañana tenemos que enfocarnos en Italia, ya que el objetivo mínimo que nos propusimos antes de comenzar el Mundial es pasar la serie, y todavía no lo hemos logrado aunque tenemos un poco más de posibilidades”.
El entrenador de la selección nacional quedó conforme con el rendimiento del equipo, más allá del resultado, dado que “se llevó a cabo lo planificado”, aunque reconoció que “en algún momento del primer tiempo perdimos el orden defensivo”, y que las individualidades permitieron acceder al triunfo en un “momento difícil”.
“Eso no tiene que ver con la planificación sino con la calidad de los futbolistas, porque el que anotó los goles hacía 20 minutos que estaba acalambrado. No seremos un gran equipo, atractivos, pero tenemos futbolistas que dejan todo, que son unidos entre ellos y tienen un gran cariño por el fútbol de nuestro país. Y eso para nosotros es muy importante”, indicó.
La idea de limitar los puntos fuertes del rival se cumplió casi a la perfección, y destacó la tarea de Cavani y Lodeiro, por ejemplo, marcando a los más talentosos de Inglaterra, como el caso de Gerrard, pero también quiso que se entendiera que no todo pasó por las ganas y la entrega.
“Después de perder con Costa Rica dijimos que no era la primera vez que estábamos al borde de la eliminación, este grupo da paso al amor propio y se enfoca en el partido que hay que ganar. A veces lo logramos y a veces no, pero si hubiéramos perdido no se habría podido discutir que la actitud fue buena. Le damos importancia a la actitud y al no darse por vencido, y creo que va a ser una de las cosas en las que basemos las aspiraciones de futuro. Pero sería injusto con el fútbol de Uruguay olvidarse de las situaciones que tuvo, porque Suárez y Cavani erraron situaciones que habitualmente no erran, hubo goles de buena factura y después tratamos de jugar. Cuando se dice que no nos damos por vencido parece que se tratara de un equipo que no sabe jugar al fútbol”.

Cavani: "Jugamos a lo Uruguay"
Edinson Cavani asimiló las críticas que llegaron después del doloroso traspié del debut, y con los pies sobre la tierra reconoció después de la victoria ante Inglaterra, que “jugamos a lo Uruguay, hicimos un trabajo perfecto”.
El delantero salteño del Paris Saint Germain no tuvo excusas, no recurrió a la temperatura ni a ningún factor externo para justificar la derrota ante los ticos; simplemente reconoció que “en el primer partido no jugamos como Uruguay”, y confirmó lo que todos los uruguayos vimos en el estadio o por televisión: “hoy volvimos, y tenemos que mirar para adelante”.
“Se hizo un gran trabajo y se corrigió mucho. Desde el primer hasta el último minuto jugamos a lo Uruguay, es lo que nos hizo crecer y salir de momentos difíciles. Pero tenemos otra final que es la que nos puede dar el pasaje. Estamos para pelear, no podemos regalar nada”.

Diego Godín, en tanto, fue el capitán celeste ante los ingleses ante la ausencia de Diego Lugano, y seguramente repetirá ante Italia el martes próximo dado que será difícil que el lesionado llegue en buenas condiciones. “Ser capitán fue una responsabilidad más dentro del grupo, pero lo bueno es que tuvimos la satisfacción de ganar a lo Uruguay. Era una final para nosotros y así la vivimos y disfrutamos. Vamos a luchar hasta el final, como siempre”, dijo el zaguero.

Jorge Fucile, que tuvo sus minutos en el complemento, indicó que “sabíamos que habíamos errado ante Costa Rica, por lo que esto es un plus grandísimo más allá de que no hemos clasificado. Creo que el tabú que tenía Uruguay, al que le faltaba ganarle a un cuadro grande de Europa, quedó por el camino. Y hoy demostramos que podemos”.

Vuelta a la concentración
La delegación celeste retornó tras el partido ante Inglaterra en Sao Paulo a la concentración de Sete Lagoas, en Belo Horizonte, donde hoy retomará la planificación de cara al partido del próximo martes, ante Italia, en lo que será la última presentación por el Grupo D.
Los futbolistas que jugaron menos minutos o no fueron de la partida trabajarán en espacios reducidos, en tanto el resto solo se limitará a realizar un trabajo regenerativo.

EL PARTIDO:

El ánimo cambió. Ahora la historia es otra. Pero más allá de que la victoria 2 a 1 ante Inglaterra permitió a Uruguay respirar, dejar atrás la pálida imagen en la derrota del debut ante Costa Rica y mirar con optimismo lo que viene pensando en la clasificación a los octavos de final del Mundial de Brasil, el sentimiento de 3 millones de uruguayos es el mismo: la Celeste cumplió, tuvo la actitud que se reclamó en aquel primer partido para el olvido, y de yapa tuvo el premio de quedarse con un triunfo trascendente.

Se terminaron los fantasmas y se le ganó en un Mundial a una selección europea después de 44 años. Y se le ganó en el momento justo, porque era el partido a ganar. Era a matar o morir.

Uruguay planificó de la mejor manera el compromiso, aunque eso no evitó el sufrimiento que no debe faltar previo a cada alegría que pueda dar la Celeste.
Esta vez hubo sacrificio en todos lados. Los futbolistas se multiplicaron para cerrar los circuitos del rival, que fueron anulados durante gran parte del partido. ¡Si hasta Cavani largó la ropa de goleador para ser una sombra de Gerrard! ¡Si “Palito” Pereira estuvo al borde del nocaut por un rodillazo en la cabeza sin intención Sterling y fue imposible sacar al moreno de la cancha pese a que el médico celeste pedía el cambio!
Y de yapa estaba Suárez. Ese delantero insoportable, que estuvo cerca de perderse el Mundial, al que los ingleses temían en lo previo y, quedó demostrado, con gran razón.
La historia fue otra. La cara fue diferente. Y 3 millones esperan que sea la misma a mostrar ante Italia, el martes, se pueda o no sellar la clasificación.

 GRUPO D: SEGUNDA FECHA

URUGUAY 2 - 1 INGLATERRA
Cancha: Estadio Arena Corinthians de San Pablo.
Juez: Carlos Velasco Carballo. Líneas: Roberto Alonso Fernández y Juan Yuste (terna de España). Cuarto árbitro: Alireza Faghani (Irán).

URUGUAY: Fernando Muslera, Martín Cáceres, José María Giménez, Diego Godín, Alvaro Pereira, Alvaro González (79′ Jorge Fucile), Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro (66′ Christian Stuani), Cristian Rodríguez, Luis Suárez (88′ Sebastián Coates) y Edinson Cavani. Director técnico: Oscar Tabárez.

INGLATERRA: Joe Hart, Glen Johnson, Gary Cahill, Phil Jagielka, Leighton Baines, Steven Gerrard, Jordan Henderson (87′ Rickie Lambert), Raheem Sterling (64′ Ross Barkley), Danny Welbeck (71′ Adam Lallana), Wayne Rooney y Daniel Sturridge. Director técnico: Roy Hodgson.

GOLES: 39′ Luis Suárez (U), 75′ Wayne Rooney (I), 85′ Luis Suárez (U).

Tarjetas amarillas: 8′ Diego Godín (U), 67′ Steven Gerrard (I).

Fuente: El Telégrafo
Foto: Tenfield